https://espalante.com/wp-content/uploads/2020/12/hero1.jpg

Gabriela Alvarado engrosa la lista de personas que no pudieron viajar a México. Ella había comprado un boleto aéreo para el 18 de enero de este año, antes de que entrara en vigor la solicitud de visa para los venezolanos en ese país. Su estadía iba a ser corta. Ella tiene una agencia de modelaje y solo iba a establecer una alianza con representantes de otras agencias en México para organizar certámenes en ambos países.

Los primeros días de enero, el Gobierno de México anunció la entrada en vigor de la visa venezolana y los pasajes aéreos se agotaron. Ella tuvo que hacer guardia en las agencias de viaje hasta que por fin consiguió boleto, pero tenía varias escalas. Su itinerario era: Caracas – Bogotá. De allí embarcaría a Panamá, La Habana y Cancún.

A las 8:40 am estaba pautado su vuelo de Bogotá a Panamá. Cuando se dirigió a registrar su equipaje la asesora de la aerolínea Avianca lo revisó y le dijo que necesita visa para entrar a Panamá. Ella le comentó que sólo iba a estar unas horas en ese país, que no iba a salir porque tenía un vuelo de conexión a La Habana. La mujer insistió en que no podía volar con tres boletos diferentes y llamó a la supervisora de la aerolínea.

“Ella me dijo que no podía abordar por normativa de la empresa. Se dirigió hacia mí de una forma despectiva y me dijo: – El tema es que eres venezolana y no puedo hacer nada por ti, si fueras colombiana te podría ayudar”.

Gabriela le suplicó que la dejara abordar, pero se negaron. Intentó comprar un boleto a Panamá por otra aerolínea y no le vendieron, a pesar de que había disponibilidad. Hasta las 8:00 pm se quedó en el aeropuerto para ver si la dejaban embarcar, pero la espera fue en vano. Durante su permanencia en la terminal aérea fue testigo de que a otros connacionales les prohibieron tomar vuelos con destino a México. “Varios pasajeros denunciaron que sus puestos se los habían asignado a otras personas. No hubo mayores explicaciones. La recepción de Aeroméxico era un mar de quejas”.

Ahora no solo perdió el dinero del boleto, también sus reuniones para constituir nuevos convenios con otras empresas de su ramo, se pospondrán por tiempo indefinido. “Ahora tendré que gestionar la visa. A ver si la aprueban”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?