https://espalante.com/wp-content/uploads/2017/11/1-5.jpg

Team Information

  • Designation: Cine

Por: Natalia Matamoros

Una reunión de amigas, acompañadas de un buen vino donde conversaban de cine, fue la génesis de un proyecto que se materializó con el nombre de Jeva. La primera asociación civil que agrupa a mujeres cineastas venezolanas para el desarrollo de proyectos audiovisuales. Aunque algunas siguen en Venezuela y otras están esparcidas por diversas regiones del mundo, no hay distancia que las separe de un objetivo en común: producir películas.

Marianela Illas, productora cinematográfica y una de las cofundadoras de la organización que nació hace dos meses, cuenta que en esos encuentros entre colegas. Una de ellas dijo: ¿y si creamos una organización para apoyar a aquellas mujeres que sueñan con incursionar en la producción audiovisual? A ninguna le pareció descabellada la idea, a pesar de que no hay presupuesto asignado por alguna institución.

En consenso aprobaron por unanimidad la iniciativa de crear talleres de formación para las interesadas en aprender del séptimo arte. En este proyecto otras cuatro profesionales de esta industria la acompañan: Claudia Lepage, Karín Valecillos, Mariana Rondón, Emiliana Ammirata y Katiuska Castillo. Ellas apartaron un espacio dentro de su apretada agenda de actividades para arrancar el proceso de formación con un taller que comenzó el 16 de febrero y que culminará el 19 de abril, titulado: “Más Cortos”. El curso teórico práctico proporciona las herramientas básicas para la realización audiovisual. Al finalizar cada participante deberá presentar un corto de 3 minutos de duración.  Para Marianela la metodología es todo un reto, tomando en cuenta que las clases no son presenciales.

“La pandemia impuso una gran limitante porque no tenemos a la alumna al lado para enseñarle manejo de cámara, las tomas y los planos. Esos conocimientos son dictados a distancia. Sabemos que la mayoría de las alumnas no cuentan con equipos de video para producir. Pero pueden usar otras herramientas como su celular y su laptop. Eso es suficiente. El resto lo pone la creatividad”, explica Marianela, al aclarar que en estos talleres pueden participar no solo las venezolanas que radican en Venezuela, sino las migrantes que están en Estados Unidos, España, México y Argentina. Todas tienen cabida en Jeva.

Los únicos requisitos para formar parte del proyecto son ser mujer y las ganas de aprender. En Jeva también hay espacio para maquilladores, vestuaristas, aquellos que se encargan de la iluminación y de la postproducción. La idea es hacer un plan académico para la producción de cortos, largometrajes y películas. “Se abrirán talleres de estructura y elaboración de guiones y formación de actrices, vestuario, maquillaje, entre otros”, indica.

Apuesta a la inclusión

Más allá de brindar capacitación, Jeva apuesta a la inclusión de mujeres en la industria. La mayoría de los directores y productores son hombres. Aunque hay mujeres que son directoras, como el caso de Anabel Rodríguez, quien estuvo al frente de la cinta “Érase una vez en Venezuela”; el machismo sigue imponiéndose.

“Hay muchas mujeres que han intentado entrar en este campo y les han cerrado las puertas por cuestiones de género.  Por ello, Jeva tiene contemplado despejar el camino para que las mujeres venezolanas ingresen a este mercado, a través de bolsas de empleo y la creación de espacios que les permitan compartir experiencias.

“Hacemos cine y somos venezolanas, donde quiera que estemos. Sin embargo en el destierro físico o emocional aun estando en el país, nos preguntamos dónde estamos y por eso comenzamos a buscarnos. Este es el objetivo principal: encontrarnos. No solo saber dónde vivimos y qué hacemos, sino generar una red que nos permita contenernos, una patria imaginaria entre todas para ayudarnos, acompañarnos, hacernos más fuertes y poderles decir al mundo: acá estamos las venezolanas que hacemos cine”

Jeva se propone a mediano y largo plazo la búsqueda de recursos para la realización de películas con sello venezolano. No es tarea fácil, pero tampoco imposible. Desde ya su directiva está conversaciones con productoras interesadas en respaldar la iniciativa. Además de crear un fondo de ayuda y de pensiones para los que están activos y los retirados de la producción audiovisual. “Es triste ver cómo en Venezuela se inician campañas de recolección de recursos entre colegas para apoyar a una actriz enferma. La idea es crear un fondo que respalde a las mujeres que se desempeñan en el ámbito audiovisual cuando lo necesiten”.

Para formar parte de Jeva solo hay que mandar un correo a jevacineastas@gmail.com y una vez enviado se explicarán los requisitos para participar en los talleres, conferencias y seminarios.